¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!

Queremos dar las gracias a Marco por escribir este artículo. ¡Primera colaboración en Ruta Ideal! Tiene una pasión por cada rincón del mundo y vive cada lugar de una forma muy intensa, esto nos encanta. Hoy nos va a hablar sobre “Que Ver en Florencia en 3 días”, una ciudad en la que ha vivido bastante tiempo. Nos hará ver un punto de vista diferente pero al mismo tiempo con un recorrido típico en la ciudad. Él es medio italiano, medio español. ¡Esperamos que te guste mucho! Os dejamos con él.

‘’Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme’’

En 1817 cuando Henri Beyle, más conocido como Stendhal, puso sus pies por primera vez en la Piazza de Santa Croce experimentó una sensación que solo pudo describir con la frase que encabeza este texto. Mareos, vértigo, perdida del equilibrio y aceleración del corazón. ¿De verdad puede una ciudad, simplemente con su belleza, producirte una enfermedad psicosomatica? Por lo visto si, y esa ciudad es Florencia.

Alzándose orgullosa a orillas del Rio Arno en las colinas septentrionales de Toscana se encuentra la cuna del Renacimiento, de sus calles emana historia pura de Italia y sus edificios hablan de las hazanas pasadas de una ciudad que hace no mucho fue una república. Pasear por las calles que un día pisaron Maquiavelo, Dante, Lorenzo de Medici y tantos otros personajes que han dejado su impronta en la ciudad y por ende en Italia y en el Mundo es motivo suficiente para acercarse por esta parte del Mundo que un día, no hace mucho, fue centro del mismo.

Para exprimir todo el jugo a la ciudad haría falta al menos vivir un año, pero como desgraciadamente en estos tiempos modernos que corren el tiempo es un tesoro intentaremos abarcar lo inabarcable en tres días, tres días que seguro dejarán un recuerdo imborrable en la memoria.

Primer día: La llegada y la ciudad turística

En primer lugar, para llegar a Florencia necesitarás encontrar un vuelo barato, se encuentra a 5 km. de la ciudad, te facilito el siguiente enlace para encontrar un vuelo realmente económico para tus fechas de viaje:

Si quieres traslado directo a tu hotel desde el aeropuerto de Florencia o de Pisa, te recomiendo contratarlo a través del siguiente enlace: Traslados En el caso de no venir desde el aeropuerto, lo primero que encuentra el viajero al salir de la estación principal de la ciudad (llamada Santa Maria Novella en honor a la patrona del barrio, o quartiere como se dice en Italiano) es la plaza del mismo nombre que la estación, bordeada en sus tres lados por hoteles de lujo deja sin embargo el cuarto para un trozo de historia, la Iglesia de Santa Maria Novella, que da nombre al barrio y a la estación.
Desde la plaza pondremos dirección a la Piazza Duomo. Por el camino podemos parar un momento a degustar un gelato Italiano que seguro que nos llamara desde algunos de los escaparates que flanquean la calle. Y si a penas darnos cuenta: voila, o como dicen los italianos, eccola. Ahí ante nuestra cara se encuentra imponente il duomo di Firenze (oficialmente Catedral de Santa Maria del Fiore, pero aquí todo el mundo la conoce simplemente por su mote, il duomo).
Acompañada a un lado por la torre di Giotto hacen un duo inseparable, como una suerte de gordo y flaco renacentistas. Si bien el interior del duomo no es tan imponente como su exterior es altamente recomendable subir a su cúpula al atardecer, cuando el sol de la Toscana se refleja en los tejados de lozas de barro de los edificios y toda la ciudad se envuelve en un halo naranja.
Después de haber visto Florencia a vista de pájaro encaminaremos nuestros pasos por la calle de los Calzauoli hasta el centro neuralgico de la ciudad, la Piazza Della Signoria, custodiada por el edificio que hoy es el ayuntamiento de Florencia, el Palazzo Vecchio, edificio que guarda en su interior uno de los tesoros ocultos de Florencia, dos cuadros de dimensiones gigantes que representan las victorias sucesivas de Florencia sobre Pisa y Siena, las otras dos potencias rivales para el control hegemonico de esta parte de la península itálica.
Con el sabor a historia todavía en la boca nos dirigiremos al Ponte Vecchio, con sus joyerías que datan desde hace siglos y la estatua dominante de Benvenuto Cellini, que fuera notable orfebre de la ciudad. Después de ver discurrir el agua del Arno bajo nuestros pies a un tiro de piedra se encuentra una de las mejores pinacotecas del mundo, la Galleria degli Uffizi, la cual custodia en su interior las dos obras magnas de Botticelli, Primavera y El nacimiento de Venus. Observar los cuadros con precaución porque aquí nos puede pasar lo que le sucedió a nuestro querido Stendhal…
Después de este día de emociones y bellezas inabarcables para nuestro ojos, ¿por que no darle un gusto también a nuestro paladar? A un puente de distancia hacia el norte desde el Ponte Vecchio nos encontramos con el Ponte alla Carraia, pero no es este puente lo que nos interesa, si no la heladeria de su mismo nombre que se encuentra en su cercanía, posiblemente la mejor de la ciudad, especialmente recomendable el helado de Fiordilatte. Te voy a facilitar el recorrido del primer día, en la imagen siguiente:
En cuanto a los hoteles, siempre recomendamos utilizar hotelscombined, ya que te muestran los precios más económicos en los diferentes portales, puedes buscar en el siguiente enlace:

Segundo dia: Santa Croce y el barrio Bohemio

En esta segunda aventura por Florencia iremos trazando un arco alrededor del duomo para ver que otros tesoros nos guarda esta encantadora ciudad. Empezando en el duomo iremos en dirección a la Piazza Sant’Ambrogio, pequeño rincón urbano frecuentado principalmente por locales y donde parar para degustar un cappuccino espumoso. Después de nuestra dosis de cafeína, bajando siempre en dirección al río nos toparemos de frente con el Museo del Barghello, edificio medieval que contiene casi toda la obra escultora de Donatello.

Tras una rápida visita pondremos rumbo a la parada estrella de nuestro día de hoy, la Piazza de Santa Croce, donde Stendhal, y tantos otros, han palidecido ante la belleza de Florencia. Dominada en su fachada este por la basílica de Santa Croce, esta plaza circundada por soportales de tonos caqui y anaranjados, ha visto pasar en sus más de 500 anos de antigüedad las vidas de incontables fiorentinos, desde nobles y campesinos en la edad media, pasando por los mercaderes del renacimiento y los partisanos comunistas hasta los turistas con cámara al hombro del presente.

Miles, no, millones de almas han pisado esos adoquines, y ahora nosotros somos uno más. Después de tomarnos un tiempo para contemplar con calma la inmensidad del lugar en el que nos encontramos saldremos por la salida sudeste de la plaza, no sin antes volver la vista atrás para admirar un lugar que seguro que jamas olvidaremos.

Toca ahora poner rumbo al barrio Bohemio, el llamado Montmatre de Florencia, Oltrarno. Situado en la otra orilla del rio Arno, este quartiere a dos pasos del centro pero desconocido para las hordas de turistas, vio nacer en los setenta y ochenta un movimiento cultural que se plasmó en numerosos cafes-librerias, galerias de arte y buhardillas habitadas por pintores. Es sin duda el lugar y la manera ideal de acabar el día, deambular por sus calles degustando un gelato, pararnos en algunas de sus pastelerías de dulces típicos de la región o yendo a cenar a la mejor pizzeria de la ciudad, GustaPizza, a un tiro de piedra de la acogedora Piazza di Santo Spirito.

En este segundo día, te facilito el recorrido mediante mapa:

Tercer día: Palazzo Pitti y Fiesole

Nuestro ultimo día en la ciudad del Renacimiento lo empezaremos donde acabamos el segundo, en el barrio de Oltrano, pero esta vez en aventurarnos por sus calles nos dirigiremos al Palazzo Pitti, imponente construcción renacententista situada en la ribera sur del rio Arno, poco después de cruzar el Ponte Vecchio. Este palacio fue la residencia del banquero Fiorentino Luca Pitti y pese a que su fachada nos resulte un poco sosa y austera comparada con otras grandes palacios europeos como Versalles, el encanto de este palacio se encuentra en su interior, en sus inmensos salones y en sus salas de exposiciones.

Una vez hecho el recorrido por el interior del palacio saldremos a los jardines del mismo, una joya escondida de Firenze, los jardines de Boboli.

Situados en una colina en la vertiente sur del palacio, estos espectaculares jardines contienen tanto plantas autóctonas como algunas traídas desde territorios de ultramar. El lugar es inmenso y podemos pasar todo el día paseando por el mismo, mi consejo es que subamos hasta a cima de la colina en cuya falda se encuentra el jardín y desde ahí observemos la extensión verde que se despliega a nuestros pies.

Una vez estemos colmados de flores y verdor, saldremos del complejo de los jardines y nos encaminaremos al centro de Florencia de nuevo, concretamente a la plaza della Santissima Annunziata, en cuyas inmedianias se haya el otro famoso museo de Firenze, la Galleria Della Academia, en cuyo interior se haya el mundialmente famoso David de Miguel Angel.

Todavía recuerdo la primera vez que vi la escultura. Al entrar al museo te hayas en una sala cuadrangular empapelada del suelo al techo por cuadros de estilo barroco, oscuros y sombríos, que dotan de un halo deprimente a la sala. Mientras yo me encontraba en el centro de la sala rodeado de cuadros que mostraban a dioses griegos devorando a sus hijos porque estos habían osado desafiarlos, oí a mis espaldas una exclamación, al entrar en la sala no había reparado que en la esquina de esta había, tapada con una cortina roja, una puerta que daba a otro espacio. Intrigado me dirigí hacia allí, descorrí la cortina para encontrarme en un pequeño pasillo que unos metros más adelante torcía hacia la derecha, ande esos metros, gire la esquina y allí estaba:

Erguido imponente al final de un pasillo flanqueado de cuadros de vividos colores se encontraba David. Tallado en una roca blanca como la nieve, lleno de detalles como si de un atlas anatómico se tratase, con la vista en el horizonte y perennemente comiendo una manzana. Una obra concebida como la representación ideal del ser Humano, tallada hace 500 años y que todavía perdura para nuestro disfrute.

El shock que sufrí al verlo supongo que puede compararse con el que experimento Stendhal al hallarse en mitad de Santa Croce, cautivado por la belleza del lugar. Recomiendo al lector de sentarse en uno de los varios bancos que rodean la estatua y tomar al menos media hora para observarla en todo esplendor.

Después de maravillarnos con la que es sin duda una de las maravillas de Italia nos acercaremos hasta a vecina Piazza Massimo D’Azeglio, desde donde cogeremos un bus de linea urbana la vecina localidad de Fiesole.

Ubicada en la Cima de una Montaña que vigila el Valle del Arno, se encuentra este Antiguo asentamiento que data de la época Romana. Después de visitar el mercado local y el viejo anfiteatro Romano es hora de dirigirnos al a la parada final de nuestro viaje, el convento de San Francisco.

Desde la plaza de la Iglesia de Fiesole subiremos la calle más empinada que parte de ella, subiendo poco a poco esta Antigua vía adoquinada podremos sentir lo que experimentaban los peregrinos que se acercaban a este lugar de culto franciscano conocido en toda la Toscana. Al legar al convento exhaustos y sin aliento podemos cobijarnos en la fresca sombra del claustro, y tras haber descansado un poco entre estas piedras milenarias nos dirigirimos al punto más elevado del convento, una sala que pertenece al museo eclesiástico del propio convento.

Y desde allí, desde sus amplios ventanales, podremos observar toda Florencia, sus casas, sus monumentos, sus Iglesias, partida por la mitad por el rio Arno. Si alzamos un poco más la vista podremos ver los campos de cipreses que se desperdigan aquí y allá repartidos por las suaves colinas de la Toscana, una región siempre bañada por un sol anaranjado. ¿Que mejor manera de acabar el viaje? Te adjunto los recorridos con los mapas, para que así te sea más fácil guiarte en este recorrido:

Para contratar excursiones en Florencia o las ciudades del alrededor, te recomiendo desde el siguiente enlace:

Excursiones y visitas guiadas

En el caso que vayas a alquilar un coche, me gustaría facilitarte un descuento de hasta 25%:

Europcar

Por supuesto, si nunca te has registrado en Airbnb, te damos 24 euros en este momento (la cantidad va variando, por ello en la imagen viene reflejado 35 euros), clicando en la imagen:

Además de los recursos ya facilitados, tenemos algunos más que te van ayudar muchisimo a realizar el viaje:

>> Recursos < <

Muchas gracias a Marco, estamos contentos que podamos contar con su ayuda. Esperamos que sus consejos te ayuden en tu viaje a Florencia o te completen tu visita. No dudes en indicarnos todas las dudas que tienes más abajo en comentarios, estamos deseando ayudarte. ¿Qué te han parecido los tres días? ¿Añadirías algo más? ¿Qué lugar en Florencia te parece más espectacular? Por último, no olvides registrarte en Ruta Ideal, tendrás un montón de consejos para ahorrar dinero en tus próximos viajes que no te puedes perder. ¡Buen viaje!

Email Marketing

¿Quieres obtener las mejores formas de ahorrar dinero en tus viajes?

Apúntate y descarga la guía GRATUITA para ahorrar en tus viajes

¡Gracias por apuntarte a Ruta Ideal!

Share This